Unidad de Cirugía Robótica Da Vinci

Vithas Xanit Internacional

Solicitar llamada

He leído y acepto la información básica sobre protección de datos aplicable


Cirugía del cáncer de próstata con sistema Da Vinci

La cirugía robótica es la técnica más avanzada para la prostatectomía radical mínimamente invasiva

La tecnología más avanzada en cirugía de próstata

Equipo médico altamente especializado

Tratamiento y seguimiento personalizado

Mayor precisión y menor tiempo de recuperación

El cáncer de próstata

El cáncer de próstata es el tumor más frecuente en varones y constituye la segunda causa de mortalidad por cáncer en hombres (por detrás del cáncer de pulmón). Se produce cuando las células tumorales con capacidad de infiltración en otros órganos se encuentran situadas en la próstata. Cuando el tumor se encuentra en su fase inicial, sin infiltración en otros órganos ni metástasis, la Prostatectomía Radical permite eliminar por completo las células causantes del tumor.

Ya en el interior de la cavidad pélvica, el cirujano procede a llevar a cabo la Prostatectomía Radical. Gracias a la cámara endoscópica 3D de alta definición del Robot, el cirujano puede ver la glándula prostática desde todos los ángulos, pudiendo realizar un trabajo más completo y preciso. Esta visibilidad y la maniobrabilidad de las herramientas del Robot Da Vinci permiten llevar a cabo movimientos de 360º y en posiciones imposibles para la muñeca humana. La cirugía concluye con la  extirpación de la totalidad de la próstata minimizando los daños en los músculos y nervios encargados de la continencia urinaria y la erección, algo más complicado en los procedimientos abiertos o por laparoscopia tradicional.

Tipos de prostatectomía radical

La Prostatectomía Radical (PR) es la cirugía mediante la cual se extirpa la glándula prostática.

Prostactectomía radical abierta

Es el método tradicional. El cirujano opera a través de una larga incisión realizada en la la parte baja del abdomen para extraer la próstata y los tejidos adyacentes.

Prostactectomía radical laparoscópica

En este caso el cirujano realiza varias mini-incisiones, más pequeñas que en la prostactetomía tradicional, en la pared abdominal.  A través de esas incisiones introduce distintos instrumentos quirúrgicos especiales (uno de ellos con una pequeña cámara de vídeo) para extraer la próstata.

Este procedimiento tiene varias ventajas frente a los anteriores (menos pérdida de sangre y dolor, recuperación más corta,…) y los principales efectos secundarios (problemas de erección e incontinencia) parecen presentar una mejoría frente a las prostatectomías abiertas.

En la cirugía laparoscópica el cirujano opera con instrumentos rígidos de manera manual y observa la zona a intervenir a través de un monitor de vídeo en dos dimensiones, lo que puede provocar problemas de visión y destreza durante la intervención.

Prostactectomía radical perineal

En esta operación la incisión en la piel se realiza entre el ano y el escroto. La intervención es más breve que la anterior, pero puede provocar más problemas de erección.

Prostactectomía radical robótica

Este tipo de cirugía asistida por un sistema robótico es la menos invasiva de todas y la que más ventajas presenta tanto para el paciente como para el cirujano durante la intervención, el postoperatorio y la recuperación del paciente.

Se produce menos dolor y pérdida de sangre y la estancia en el hospital y el tiempo de recuperación son más breves respecto a la prostactectomía radical laparoscópica. La versión robótica proporciona al cirujano una visibilidad de 360º de la próstata así como una maniobrabilidad superior a la de la muñeca humana.

Da Vinci realiza las maniobras quirúrgicas con mayor exactitud, reduce el tiempo de la intervención, invade mínimamente el organismo y  aumenta las garantías del tratamiento.

Cómo se realiza la cirugía de próstata con Da Vinci

Se realiza con anestesia general y tiene una duración de entre dos y tres horas. Cuando la anestesia surte efecto, se realizan pequeñas incisiones, entre 4 y 6, en la zona del abdomen. A continuación se introduce dióxido de carbono en la cavidad pélvica para facilitar tanto la visibilidad del cirujano como la maniobrabilidad de los brazos quirúrgicos del Robot Da Vinci. Tras ello, el cirujano introduce los brazos quirúrgicos del Robot a través de las incisiones realizadas anteriormente.

Ya en el interior de la cavidad pélvica, el cirujano procede a llevar a cabo la Prostatectomía Radical. Gracias a la cámara endoscópica 3D de alta definición del Robot, el cirujano puede ver la glándula prostática desde todos los ángulos, pudiendo realizar un trabajo más completo y preciso. Esta visibilidad y la maniobrabilidad de las herramientas del Robot Da Vinci permiten llevar a cabo movimientos de 360º y en posiciones imposibles para la muñeca humana. La cirugía concluye con la  extirpación de la totalidad de la próstata minimizando los daños en los músculos y nervios encargados de la continencia urinaria y la erección, algo más complicado en los procedimientos abiertos o por laparoscopia tradicional.

La glándula prostática se extrae a través de una de las pequeñas incisiones realizadas al comienzo de la intervención y, a  continuación se introduce un catéter para recolectar la uretra situada a la salida de la vejiga con la uretra restante de la zona del pene, eliminando la distancia causada por la extirpación de la próstata. El catéter se mantendrá durante al menos una semana posterior al alta para asegurar la correcta cicatrización de la uretra.

Finalmente, se extraen los brazos quirúrgicos, se suturan las incisiones, se coloca un apósito y se lleva al paciente a la sala de reanimación donde permanecerá hasta que se le pase el efecto de la anestesia. Para un control mayor de sus constantes y por su seguridad, los pacientes pueden pasar la primera noche en la UCI.

Después de la cirugía

  • El paciente permanecerá en el hospital 4 días durante los cuales se llevará a cabo un seguimiento personalizado. Deberá llevar el catéter colocado en la cirugía durante unos  días. Su extracción se llevará a cabo en consulta.
  • En la semana posterior a la operación, el paciente recuperará poco a poco la continencia urinaria. La recuperación completa, en la mayoría de los pacientes, tiene lugar en los tres meses siguientes.
  • Es recomendable evitar las relaciones sexuales durante el mes siguiente a la cirugía. En cuanto a la recuperación de la función eréctil, algunos pacientes la recuperan durante las primeras semanas aunque la mayoría lo consiguen en el transcurso de los dos años siguientes a la intervención. Durante este tiempo, el paciente puede recibir tratamiento con medicamentos para ayudar en el proceso de recuperación.
  • La incorporación a la vida laboral podrá realizarse aproximadamente cuatro semanas después de la cirugía.

Beneficios del sistema Da Vinci

Mayor precisión para el cirujano. Mejores resultados para el paciente

Más seguridad

El da Vinci minimiza los riesgos de las cirugías abiertas convencionales y los posibles errores humanos gracias a los sistemas de seguridad implantados en su procesador.

Menor agresividad

Las pequeñas incisiones producen menos complicaciones, las cicatrices son mínimas y hay menos dolor y menos sangrado.

Mayor precisión

Además de facilitar la intervención en zonas de difícil acceso, la capacidad de gran aumento que aporta la consola proporciona visibilidad perfecta en 3D para que el cirujano pueda realizar incisiones en materia de microcirugía.

Mejor recuperación

Al ser una cirugía mínimamente invasiva la recuperación es más rápida y la estancia hospitalaria más corta que con otros tipos de prostatectomías.

Más rapidez

Se reduce el tiempo de ingreso hospitalario a 4-5 días tras la operación frente a los 10 de cirugías convencionales.

Mejor pronóstico

La tasa de preservación de la continencia urinaria es superior al 90%, siempre que la situación de la próstata lo permita, mientras que la recuperación de la erección se preserva también en un gran número de ocasiones.

¿Cómo funciona el robot Da Vinci?

Cómo funciona

El robot tiene tres partes diferenciadas:

  • La plataforma quirúrgica, dónde se encuentra el cirujano que lleva a cabo la intervención
  • La Torre del Paciente, con cuatro brazos quirúrgicos situado sobre el paciente
  • La Torre de Visión o pantalla

 

Una cámara proporciona una vista ampliada en 3D de alta definición dentro de su cuerpo. La magnificación de la imagen permite al cirujano apreciar con mayor detalle el tejido corporal sobre el que actúa aumentando la eficacia y reduciendo las secuelas.

Su cirujano puede utilizar imágenes de fluorescencia de Firefly, que ofrecen visualización más allá del ojo humano activando el tinte inyectado para iluminar y mostrar claramente los vasos sanguíneos.

 

La plataforma quirúrgica

En esta consola se encuentran los mandos que maneja el cirujano y que guía los brazos quirúrgicos del robot durante la intervención.  Con esos mandos, el cirujano realiza los movimientos necesarios para llevar a cabo la cirugía que se transfieren de forma inmediata a los brazos quirúrgicos del da Vinci que actúan en el interior del paciente y que el cirujano puede ver con toda nitidez gracias al visor de la consola que está conectado a un endoscopio binocular situado en uno de los brazos quirúrgicos del robot. A través de ese visor el cirujano observa el interior del paciente con una definición tridimensional de alta calidad y cuya imagen puede ampliar hasta diez veces lo que le permite llevar a cabo la intervención con la máxima precisión. Además, puede utilizar un sistema de fluorescencia para localizar los vasos sanguíneos y reducir el sangrado, y la necesidad de transfusiones, durante la operación.

Esta plataforma cuenta con numerosos sistemas de seguridad que reducen las posibilidades de errores humanos y eliminan los posibles temblores de las manos del cirujano para conseguir unos movimientos más precisos.  Por último al operar en una posición cómoda, sentado en la consola, se reduce el estrés que puede afectar a algunos cirujanos en cirugías largas y complejas.

Torre de visión

Cuenta con una pantalla panorámica conectada a la consola del cirujano que amplía el campo de visión y en la que se proyecta todo lo que este ve y hace.

Torre del paciente

Se encuentra sobre el paciente y cuenta con 4 brazos quirúrgicos que se mueven a la voluntad del cirujano. En uno de ellos se encuentra la cámara endoscópica cuyas imágenes se envían a la plataforma quirúrgica para que el cirujano pueda ver el interior y llevar a cabo la operación. De los tres restantes, uno sirve de apoyo para la sujeción y separación de los distintos elementos del organismo y los otros dos son los brazos quirúrgicos que tienen acoplados en sus extremos diferentes instrumentos quirúrgicos de alta precisión que se pueden intercambiar.

Estos instrumentos articulados y miniaturizados reproducen los movimientos de las manos que el cirujano realiza desde la consola. Gracias a su tecnología, son capaces de realizar movimientos imposibles para los humanos, como la rotación completa o la inversión de la dirección, para conseguir una destreza absoluta. Cada instrumento quirúrgico tiene su propia función (suturar, cortar, diseccionar,…)  y se pueden intercambiar con facilidad según la fase de la intervención.

Desde la consola, el cirujano controla todos los instrumentos utilizando sus dedos y sus manos de forma natural, como lo haría en una cirugía convencional.  El sistema transfiere esos movimientos de forma escalada  lo que permite una precisión casi imposible de alcanzar mediante cirugía laparoscópica o cirugía abierta. Además, también puede administrar la cantidad de fuerza que aplica cada instrumento para tratar cada estructura con la delicadeza o firmeza que requiera.

Comunicación paciente cirujano

Es importante que se establezca una buena comunicación entre el cirujano y el paciente para que este plantee todas sus dudas al especialista y acuda al quirófano tranquilo y siguiendo las recomendaciones del cirujano respecto a la toma de medicamentos, ingesta de alimentos, etc.

Nuestro equipo de cirujanos

En nuestra Unidad, contamos con reputado equipo de cirujanos miembros de la Asociación Española de Urología (AEU)

  • Dr. Juan Arocena García-Tapia
  • Dr. Ramón Bonilla
  • Dr. Emilio Julve
  • Dr. Javier García-Penit
  • Dr. Javier Machuca
  • Dr. Gonzalo Sanz Pérez
  • Dr. Jorge Soler

¿Dónde estamos?

Te puede interesar

Beneficios de la cirugía robótica frente a la cirugía convencional

El sistema de cirugía robótica Da Vinci es el único sistema robótico que traduce los movimientos del cirujano de manera intuitiva, permitiendo una visión tridimensional real del campo quirúrgico…

Leer más

Cáncer de próstata y cirugía robótica: prostatectomía radical

La prostatectomía radical robótica es el tratamiento de elección para el cáncer de próstata. Se trata de una técnica muy segura en manos expertas, siendo muy poco frecuentes las complicaciones siempre que …

Leer más

Los controles urológicos permiten detectar tumores de próstata

La Asociación Española de Urología (AEU) recuerda a los varones la importancia de hacerse revisiones de la próstata a partir de los 50 años. Tabús, vergüenza o miedos son las principales causan que propician que una gran parte de la población …

Leer más