Polvo en el ojo: ¿froto o no froto?

En invierno, al igual que en otras estaciones, el viento puede jugarnos malas pasadas. No sólo porque pueda romper un paraguas, entre otras cosas, sino porque el viento puede provocar que partículas de polvo, suciedad, arena, se nos introduzcan en los ojos causándonos lesiones y traumatismos oculares.

Qué hacer cuando se te mete polvo en el ojo

Es importante saber cómo actuar cuando tenemos alguna molestia en el ojo para evitar empeorar la situación. Por eso, la Dra. Suárez-Leoz, Jefe del Servicio de Oftalmología del Hospital Vithas Madrid La Milagrosa, da algunos consejos clave para actuar inmediatamente y aliviar el malestar que nos genera el picor o dolor en el ojo debido a un elemento externo:

No frotes el ojo, cierra los párpados suavemente y consigue un pañuelo. Tu ojo puede estar incrementando la producción de lágrimas para sacar la suciedad. Deja que las lágrimas laven el ojo.
Parpadea varias veces cuando notes que arena o algo similar se ha introducido en el ojo. Esta acción ayuda a eliminar la suciedad del ojo.
Lávate los ojos con agua limpia o utiliza suero fisiológico para aportar hidratación al ojo y que éste pueda eliminar la suciedad.
Nunca intentes extraer un cuerpo extraño del ojo si se trata de alguna limadura metálica. En este caso es necesario acudir urgentemente al médico.

Cómo prevenir las lesiones oculares

Es muy importante que como parte de nuestra rutina adoptemos hábitos que nos ayuden a proteger nuestros ojos y la vista, como por ejemplo:

Llevar gafas de sol homologadas. Además de protegernos de los rayos ultravioletas, nos protegen de los agentes externos. En la práctica de ciertos deportes también es muy recomendable el uso de gafas especiales, como por ejemplo, la natación, ciclismo, esquí, caza, etc. También, si se realizan actividades como bricolaje o jardinería es importante usar gafas protectoras de material orgánico.
Evitar las lentillas o lentes de contacto en lugares con mucho polvo en el aire o en lugares con arena (playa, parques…) ya que estos elementos, en contacto con la lentilla, pueden provocar lesiones en el ojo.
Tener siempre limpia la zona del ojo y del párpado.

Cuándo acudir al oftalmólogo

Debes acudir al especialista si notas los siguientes síntomas:

Si aún sientes como si tuvieras algo en el ojo durante un día o dos más.
Si el dolor aumenta o tienes visión borrosa o manchada
Si tu visión no ha retornado a la normalidad en las siguientes 24 horas, una vez extraída la partícula de polvo, arena….

La entrada Polvo en el ojo: ¿froto o no froto? aparece primero en Blog de Vithas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.