Claves para el cuidado de los ojos en verano

En verano, son mucho más frecuentes las conjuntivitis tanto infeccionas como irritativas, pues existe más exposición al sol y más contacto con el agua de mar y piscinas. El sol, la sal, el cloro u otras sustancias químicas provocan irritaciones, enrojecimiento y sequedad en los ojos.

Síntomas

Esta inflamación, hace más visibles los vasos sanguíneos, lo que le da al ojo un color rosado acompañada de unos síntomas que van desde la picazón o ardor, a la hinchazón de los párpados, exceso de legañas, lagrimeo excesivo, fotosensibilidad e incluso la desagradable sensación de tener arenilla en el ojo.

Necesidad de diagnóstico

De hecho, el 30% de las visitas al oftalmólogo en verano se debe a una conjuntivitis y es necesario que el especialista diagnostique de que tipo de conjuntivitis se trata y cuál es el tratamiento para que no derive en conjuntivitis de repetición o en patologías oculares mayores, especialmente si la conjuntivitis viene acompañada de síntomas como dolor de ojos, sensibilidad a la luz o visión borrosa.

Algunas condiciones asociadas a la conjuntivitis incluyen otras infecciones del ojo, ojo seco y blefaritis. También, hay que tener en cuenta que las conjuntivitis bacterianas si no son tratadas adecuadamente pueden dar lugar a serios problemas del ojo como úlcera corneal, y potencial pérdida de la visión.

Conjuntivitis irritativa

Las irritativas,  no son contagiosas, y son consecuencia de la exposición al sol y de los productos químicos e irritantes, lo que da lugar a ojos rojos, legañas incluso pueden derivar en queratitis actínica ocular que se produce por una quemadura de la superficie ocular debida a la sobreexposición a los rayos ultravioleta (UV) solares.

Se recomienda:

Descanso ocular
Evitar al máximo los agentes irritantes que lo causan
Evitar la exposición directa a la luz directa, al sol y al aire utilizando gafas de sol

Conjuntivitis infecciosa

Es la inflamación de la conjuntiva, causada generalmente por virus o bacterias. En lugares públicos como las piscinas, las bacterias y los virus pueden infectar la conjuntiva. El enrojecimiento y el lagrimeo o secreción son síntomas comunes, y algunas personas tienen sensibilidad a la luz.

Es desaconsejable que las personas que usan lentes de contacto las utilicen en playas y piscinas mientras se bañan. Una solución es sustituirlas por gafas de natación graduadas”.

Lo que siempre hay que tener en cuenta es que el grado de contagio es muy elevado, por eso la prevención es fundamental. Para evitarla:

Proteger los ojos con gafas de agua para evitar el contacto con sustancias irritantes.
Lavarse contantemente las manos
No frotarse los ojos
No compartir toallas ni sábanas
No utilizar los cosméticos de otra persona

La entrada Claves para el cuidado de los ojos en verano aparece primero en Blog de Vithas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.